Extendida al Productor

Integra el fenómeno crítico de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y su proyección en el Desarrollo Sustentable. Está siendo fuertemente promovida por los gobiernos de los países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Se define como “la ampliación de las responsabilidades de los productores, a la etapa de postconsumo en el ciclo de vida de sus productos”. En términos generales podemos decir que es el principio de quién contamina paga, aplicada a la gestión de residuos.

La responsabilidad de implicaciones legales de las empresas en relación con el impacto ambiental, no acaba con la venta de sus productos sino que se extiende hasta la “muerte” de éste: “de la cuna a la tumba”. Ese requerimiento de responsabilidad por parte de las empresas (en la recuperación y disposición de los empaques y contenedores de sus productos) ha fomentado que los productores hagan esfuerzos por buscar innovaciones y reciclabilidad en sus empaques. Las políticas de REP son también fuentes de oportunidad para que las empresas replanteen sus negocios, pues abren las puertas para crear valor agregado a los clientes a través de la oferta de servicios postventa y de disposición de productos.

En el caso particular de la gestión de residuos, ésta estrategia tiene el propósito final de promover la prevención y minimización de los residuos.

¿Qué busca la Responsabilidad Extendida del Productor?

  • Evitar la disposición inadecuada de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en vertederos de residuos ordinarios, a través de la implementación de un tratamiento específico.
  • Transferir parte de la responsabilidad de la gestión de RAEE desde los municipios a los productores. Es decir, establecer una forma de distribuir la responsabilidad a los actores involucrados en el tema.
  • Dar señales a los consumidores del impacto ambiental de los productos. Evitar la disposición inadecuada de residuos electrónicos en vertederos de residuos ordinarios.
  • Proveer incentivos a los productores para la incorporación de consideraciones ambientales en el diseño de los productos (diseño verde).

Beneficios:

  • Promoción del uso eficiente de los recursos naturales, a través del fomento al reciclaje y al reuso de productos.
  • Reducción del número de rellenos sanitarios.
  • Promoción de la responsabilidad colectiva sobre los productos.
  • Disminución del tiempo de desamblaje de los productos para el reciclaje y reutilización.
  • Impactos en el diseño y producción de los aparatos eléctricos y electrónicos.

Retos (para la empresa y el consumidor):

  • Proceso nuevo.
  • Es una privatización de la responsabilidad pública, y ello genera el temor de dar demasiado poder a los productores en decisiones claves.
  • Asignación de responsabilidades.
  • Creación de una carga de trabajo adicional a los productores y actores del proceso.
  • Altas exigencias y complejidad en la gestión.
  • Costos de la infraestructura.
  • Quien lidera el proceso con altos grados de indiferencia y desconocimiento:definición de roles público y privado.
  • La integración del Sector Privado – oportunidad / obstáculo.